Empresa habría ganado licitación de medio billón en Junaeb con documentos adulterados y «copy-paste»

ChileCompra en prensa

Ago 03

Fedir SPA y Aliservice libran una guerra judicial en el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago. La primera acusa que su rival adulteró vía «copy-paste» informes clave para adjudicarse los contratos por 500 mil millones de pesos de la Junaeb, mientras que la segunda asegura que todo se trata de acciones «infundadas y calumniosas» de su contrincante, luego de que el organismo estatal resolviera a su favor. En total, son casi 2 millones de raciones de alimentos diarias las que deben ser entregadas a escolares y párvulos de cuatro regiones del país. La historia es de la Unidad de Investigación de BioBioChile.

Dos peritajes -encargados por la parte querellante- concluyeron que tres empresas del grupo Aliservice presentaron documentos adulterados para ganar una multimillonaria licitación de Junaeb.

En simple, se les acusa de copiar y pegar firmas en estados financieros auditados por la prestigiosa auditora internacional Deloitte, lo que les habría permitido adjudicarse el concurso público por medio billón de pesos.

Los análisis fueron presentados recientemente ante el Ministerio Público por la empresa Fedir SPA, representada por su abogado Juan Ignacio Piña, en el marco de la batalla judicial iniciada luego de que perdieran la licitación a manos de las compañías vinculadas al empresario Luis Alberto Yapur.

Desde Aliservice, justamente, sostienen que las acciones judiciales de su competidor “asociadas todas ellas a numerosas declaraciones a través de los medios de comunicación, no son otra cosa que una manera de esconder sus propias falencias y su fracaso en el proceso de licitación”.

Asimismo, apuntan que dos informes de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Chile respaldan su postura y que el actuar de Fedir SPA “deja de manifiesto una conducta de competencia desleal que resulta particularmente grave, puesto que se trata, ni más ni menos, que de contratos que tienen por objeto proveer de alimentación a los niños de Chile, que dependen para ello de Junaeb”.

Los contratos equivalen a más de 1,8 millones de raciones de alimentos diarias a entregar entre 2021 y 2024 en cuatro regiones del país.

El inicio de la licitación

La historia comenzó en octubre de 2020. A través de Mercado Público, la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) abrió una licitación por un billón de pesos para contratar la entrega diaria de alimentos hasta diciembre 2024.

Los beneficiarios corresponden a estudiantes pertenecientes al Programa de Alimentación Escolar, y así también, los del Programa de Párvulos.

Uno de los requisitos para las empresas postulantes era presentar cuatro acreditaciones: garantía de seriedad de la oferta, oferta económica, ofertas técnicas y estados financieros. Este último punto es crucial, porque permite que ante cualquier eventualidad, niños y niñas vulnerables no vean sus comidas diarias afectadas o en riesgo.

Fue así que a principios de 2021 se presentaron 38 ofertantes. A medida que se fueron sometiendo a los exámenes, varios postulantes quedaron en el camino.

En efecto, sólo 29 pasaron al proceso de apertura y evaluación económica. Al final, 14 de ellos obtuvieron licitaciones en los diferentes niveles.

Entre ellas figuran Servicios Aliservice, Lagunas SPA, y la UTP Tekarera, todas vinculadas a Luis Alberto Yapur, que obtuvieron contratos para cuatros regiones del país: Metropolitana, Valparaíso, Ñuble y Bío Bío.

La denuncia

Todo bien con las adjudicaciones. Eso, hasta el martes 8 de junio. Esa mañana, el abogado Juan Ignacio Piña, en representación de la empresa Fedir Spa, presentó una querella criminal que denunciaba falsificación y uso malicioso de instrumento privado contra todos quienes resulten responsables.

El documento argumentó que tres empresas del grupo Aliservice aumentaron artificialmente sus estados financieros, permitiéndoles adjudicarse más raciones de las que supuestamente les correspondía. Los contratos ascienden a más de $500 mil millones.

Entre las tres -Lagunas Spa, Aliservice y la UTP Tekarera- sumaban más de un millón de raciones de alimentos, equivalentes al 58% del total que día a día se reparten.

Junto a la acción penal, se interpuso un recurso de invalidación ante Junaeb. Además, se solicitó al Ministerio Público oficiar al Consejo de Defensa del Estado de Chile (CDE) por eventual fraude a fisco. Por último, se citó a declarar al director de Junaeb, Jaime Tohá, junto a toda la Comisión Evaluadora.

Sin embargo, pese a las acusaciones, la respuesta de Junaeb no se hizo esperar. En sólo seis días rechazaron anular la millonaria licitación, argumentando que dos informes encargados a la FEN de la Universidad de Chile rechazaron anomalías en el proceso.

Desde este último organismo incluso se indicó que todos los proveedores adjudicados eran “idóneos desde el punto de vista financiero”. Asimismo, en la resolución se apuntó que los estados financieros de los postulantes fueron auditados por la prestigiosa firma internacional Deloitte.

Lea la resolución

¿Copy-paste?

Hasta ahí, historia pasada. Sin embargo, Fedir contratacó y presentó recientemente ante la Fiscalía Local de Santiago Centro dos peritajes, uno informático y otro financiero, que concluyeron que las tres empresas -Lagunas Spa, Aliservice y la UTP Tekarera- alteraron sus estados financieros para abultarlos en casi $9 mil millones.

Y no sólo eso. También el escrito apunta que un funcionario de Aliservice, que había trabajado para la prestigiosa consultora multinacional Deloitte, insertó desde otros documentos firmas de un funcionario actual de Deloitte para hacerlos pasar como reales.

El entramado va así. En el análisis realizado por el perito judicial informático inscrito en la Corte de Apelaciones de Santiago, Felipe Sánchez, se revisaron los documentos PDF presentados por cada empresa que conforma el grupo Aliservice en el marco de la licitación.

Para lograr su cometido, el perito utilizó un software especializado en la extracción de metadatos y logró determinar que los tres documentos no se crearon en un computador de Deloitte, sino que a partir de un inicio de sesión bajo el nombre de Aliservice.

El autor de estos tres informes tampoco era un trabajador de la consultora, sino que corresponde al jefe de contabilidad de Aliservice y -tal como se dijo- extrabajador de Deloitte.

El peritaje informático concluyó así que los documentos no fueron firmados electrónicamente (para lo que se requiere clave única) y tampoco a través de un certificado digital. Las supuestas validaciones eran más bien imágenes de firmas insertadas artificialmente o agregadas como comentarios al archivo PDF, sostiene el documento.

Todo se creó desde una versión de Microsoft Word 2016 y con la sesión del jefe de contabilidad abierta. La firma insertada a través de un copy-paste corresponde al socio de Deloitte, Juan Carlos Cabrol.

Dicho de otro modo, sus firmas fueron cortadas desde un documento y pegadas a aquel presentado ante la Junaeb a modo de imagen, concluye el informe.

Vea el peritaje informático

Peritaje económico

El peritaje contable realizado por el economista Jorge Fantuzzi, en tanto, sostiene que los estados financieros que presentaron las empresas eran falsos.

“El análisis de las cuentas por cobrar y por pagar entre relacionadas entre Las Lagunas, Casinos Aliservice y UTP Tekarera muestra una incorrecta contabilización de las cuentas que componen el capital de trabajo de las empresas de este grupo”.

La justificación del informe es así: “Los plazos (corrientes o no) de cuentas entre relacionadas, están clasificadas como cuentas por cobrar de corto plazo (activos corrientes) en una empresa, y su contrapartida con la empresa relacionada como cuentas por pagar de largo plazo (pasivos no corrientes), lo que no resulta admisible según los principios más básicos de la contabilidad”.

Los ejemplos que entrega el informe serían reveladores: sólo en el escenario que muestra las cuentas de corto plazo presentadas por las empresas ganadoras, el peritaje determinó que en el caso de Lagunas Spa, su capital de trabajo sería de $2.272 millones, de acuerdo al documento presentado por el querellante. En la licitación se informó un total de $4.703 millones.

En el caso de Casinos Aliservice, el capital real según este peritaje es de $8.305 millones, pero se informó para efectos de la licitación un total de $10.434 millones.

El caso más llamativo es UTP Tekarera. Según el análisis, su capital es negativo, es decir, de pérdidas: -$205.154. Pero se informó que disponía de un total de $4.163 millones a su haber.

En resumen, en total, el grupo Aliservice abultó su información financiera en más de 8.000 millones, apunta Fantuzzi.

En términos simples, el querellante apunta que UTP Tekarera no habría cumplido con el requisito de admisibilidad financiera y Lagunas SpA no se podría haber adjudicado la totalidad de las raciones que se adjudicó.

Los cambios en las cuentas impactan directamente en el volumen de raciones adjudicadas, como en la admisión de la primera etapa de evaluación.

Vea el peritaje financiero

“Infundados y calumniosos”

Consultados por BioBioChile, el abogado Jorge Bofill que representa a Aliservice, dijo que “no conocemos los supuestos dos informes periciales pagados por el competidor Fedir, porque no hemos tenido acceso al expediente del proceso y, por lo mismo, aquí hay una parte que no tiene el mínimo de información necesaria para responder. No obstante, esos dos supuestos informes versarían sobre una materia que ya fue resuelta en forma definitiva, a favor de Aliservice, por Junaeb en su resolución N° 1793 del 14 de junio de 2021”.

“Aquí hubo una licitación competitiva, donde Junaeb tuvo el apoyo especializado del DICTUC de la Universidad Católica y de la FEN de la Universidad de Chile, y en la cual Aliservice ganó por presentar la mejor oferta técnica y económica. Es decir, Fedir perdió la licitación y presentó un reclamo. Junaeb pidió una nueva certificación a la FEN de la Universidad de Chile, la que nuevamente validó totalmente la propuesta de Aliservice y la calidad de la información financiera presentada. A raíz de ello, Junaeb rechazó todos los puntos reclamados. Eso está claramente establecido en la resolución de la Junaeb, que sería valioso que Radio Bío Bío publicara completa” (ver primer archivo adjunto).

Bofill agregó que “los supuestos dos informes periciales pagados por el competidor Fedir son infundados y calumniosos, al pretender cuestionar información de Aliservice que es real, está auditada y que fue validada totalmente por Junaeb y por la FEN de la Universidad de Chile, tal como lo indica la autoridad en su resolución”.

El abogado cita la resolución: “En base al proceso de trabajo desarrollado por el Equipo FEN en las tareas vinculadas al apoyo de Evaluación Financiera en proceso de licitación 85-18-LR20, según los criterios establecidos en las bases de licitación (…) se realizó en base a Estados Financieros Auditados al 31 de diciembre de 2019, proporcionados por cada oferente, y se puede indicar además, que cada balance se presentó debidamente auditado, dichos estados financieros se enmarcan en los criterios contables solicitados, Principios Contables Generalmente Aceptados (PCGA) o Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF). Por lo que los estados financieros auditados y demás antecedentes relativos a la situación financiera, que fueron presentados en la licitación ID 85-18-LR20 de JUNAEB por las empresas Aliservice, Las Lagunas, y UTP Tekarera se encuentran ajustados a los Principios Contables Generalmente Aceptados (PCGA) o Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF)”.

“Aliservice es una empresa chilena de alimentos con casi 17 años de trayectoria, que entrega más de 1,5 millones de servicios diarios, en más de 3.500 lugares del país y a más de 150 clientes de industrias, educación, salud y minería. Tiene más de 12 mil colaboradores y centros de distribución en 11 regiones del país, incluyendo operaciones en Rapa Nui, Isla Mocha y Juan Fernández”, sostienen.

Agregan que “esos son todos atributos que Fedir no puede reclamar para sí. Sus acciones judiciales, asociadas todas ellas a numerosas declaraciones a través de los medios de comunicación, no son otra cosa que una manera de esconder sus propias falencias y su fracaso en el proceso de licitación, y dejan de manifiesto una conducta de competencia desleal que resulta particularmente grave, puesto que se trata, ni más ni menos, que de contratos que tienen por objeto proveer de alimentación a los niños de Chile, que dependen para ello de Junaeb”.

“Por todo ello, Aliservice rechaza tajantemente todas estas acusaciones, respecto de las cuales ejercerá oportunamente todas las acciones judiciales que le concede la ley”, concluyen.
La Unidad de Investigación de BioBioChile requirió una versión de Deloitte respecto de lo ocurrido. Pese a que se acusa que la firma de uno de sus socios fue copiada y pegada maliciosamente, desde la multinacional remitieron una escueta declaración: “Como Deloitte, somos respetuosos de los procesos legales y su curso, esperamos que los hechos se aclaren prontamente”, indicaron.

El funcionario de Deloitte aludido tampoco estuvo disponible para este reportaje.

Este medio solicitó a la Junaeb tener acceso a los informes de la FEN, pero no se obtuvo una respuesta formal. Fuentes de Fedir acusan que ellos tampoco han podido revisar dichos documentos. Asimismo, desde la entidad gubernamental declinaron pronunciarse frente a estos nuevos antecedentes.

Content retrieved from: https://www.biobiochile.cl/especial/reportajes/2021/08/03/la-licitacion-del-medio-billon-peritajes-de-querellante-concluyen-copy-paste-de-rival-para-ganar.shtml.

error: Este contenido está protegido !!
es_ESEspañol

Recibe noticias y material exclusivo